RESOLUCIÓN FINAL DE LA III CONFERENCIA EUROMEDITERRÁNEA

 
Tercera Conferencia Euromediterránea, Atenas, Grecia, 18 a 20 julio de 2015

Resolución final de la III conferencia euromediterránea

¡Solidaridad con el pueblo de Grecia! ¡Abajo la troika de la UE / BCE / FMI! ¡La crisis de su sistema la deben pagar los capitalistas! ¡Romper con el liderazgo de Tsipras y sus correligionarios en todas partes! ¡Por una salida revolucionaria internacionalista a la crisis!

Resolución final
 
Nosotros, los participantes en la tercera Conferencia Euromediterránea, celebrada en Atenas, Grecia, convocada por el Centro Socialista de los Balcanes "Christian Rakovsky" y la red REDMED desde el 18 al 20 julio de 2015, llamamos a la clase obrera internacional y a todos los oprimidos del mundo a movilizarnos y expresar en la acción la solidaridad con los trabajadores griegos y las masas populares que están bajo el ataque continuo y creciente de la troika imperialista, los odiados Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.
 
Denunciamos el "programa de rescate" como una nueva barbarie de canibalismo social impuesto a Grecia por la troika liderado por la CDU / SPD, el gobierno alemán de Merkel / Schäuble / Gabriel, con la complicidad de todos los otros gobiernos capitalistas europeos.
La continua, heroica y saludable resistencia de gran alcance de los trabajadores griegos y los pobres, en particular de la joven generación, se ha manifestado en la movilización masiva de julio y el triunfo del NO con un 62% de los votos en el referéndum contra el chantaje de las "instituciones" imperialistas y la campaña sin precedentes de intimidación por parte de todos los medios de comunicación, nacionales e internacionales, y el cierre de los bancos griegos por el BCE.
 
Condenamos inequívocamente la traición de la voluntad popular expresada en la victoria del NO y la capitulación de la coalición de gobierno de Tsipras de Syriza y ANEL mediante la firma de un "programa de austeridad" aún peor, condenado, política y económicamente, al fracaso.
 
Estamos con toda la clase obrera y las fuerzas populares, dentro y fuera de SYRIZA, en su rechazo al pacto vergonzoso de entrega a los mafiosos del capital global convirtiendo a Grecia en un protectorado de la UE gobernada por un gobierno de la "buena voluntad" purgado de toda oposición de izquierda, antidemocrático y rehén de las fuerzas de la reacción burguesa, del país y del extranjero.
 
La dramática escalada de la crisis política y económica en la zona euro se centró en Grecia y marca una nueva etapa en la crisis global del capitalismo, que estalló en 2007/08.
 
Los cambios febriles de la situación y los agudos virajes, de derecha e izquierda, manifiestan el deterioro abrupto de la crisis y la rápida aceleración de la confrontación entre las irreconciliablesfuerzas de clase. Lo que hemos vivido en los últimos meses (y todavía continúa) es una guerra de clases total, ferozmente emprendida por la Unión Europea imperialista, el BCE y el FMI contra las empobrecidas masas populares griegas, como la primera batalla contra los pueblos de toda Europa, este y oeste. 
 
Este golpe político-financiero, de Estado manifiesta claramente la naturaleza imperialista de la Unión Europea y profundiza el proceso de desintegración de la propia UE, así como de la democracia burguesa en decadencia.
 
Incluso,la Alemania imperialista, la protagonista de esta contrarrevolución europea, con todo su extremo sadismo político y social no puede ser satisfecha y no logra seguridad como resultado de su victoria pírrica. La trituración del débil primer ministro griego,fácil de rendirse no es lo mismo que romper el potencial de resistencia social o el espíritu de lucha del oprimido pero todavía orgulloso, desafiante y valiente pueblo, que hace muy poco fue humillado por la troika y las clases dominantes de Grecia y de Europa.
 
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha resumido perfectamente todos los temores de la burguesía alemana y europea:
 
"La retórica febril de los líderes de extrema izquierda, junto con elevado desempleo juvenil en varios países, podría ser una combinación explosiva.”
 
"Para mí, el clima es bastante similar a la situación posterior a 1968, en Europa", dijo.
 
"Aunque no sea un estado de ánimo revolucionario, puedo sentir algo así como una impaciencia generalizada. Cuando la impaciencia no se reduce  alo individual, sino una experiencia social de sentimientos conjuntos, se trata de la introducción a las revoluciones. "(Financial Times, 17 de julio de 2015)
 
La firma de un tratado de capitulación de parte deTsipras, que es caracterizado incluso por la revista alemana Der Spiegel como "una lista de horrores" no puede ser celebrado como el "fin de la historia" Particularmente, porque ahora sería el fin del fin tardío "de la Historia "proclamado por el imperialismo en 1991. Nuevas sorpresas inesperadas están en el camino.
 
La burguesía alemana, con el pleno apoyo de la socialdemocracia ha tenido "éxito" en agudizar todas las rivalidades interimperialistas, dentro y fuera de Europa.
Su expresión, fuera de Europa, no se limitó al fuerte conflicto entre el FMI y el EU—en realidad entre los EE.UU. y Alemania—por lo insostenible de la deuda griega y la necesidad de "alivio de la deuda". Aunque el FMI, e incluso algunas opiniones más pertenecientes a la UE, exigen la austeridad más draconianas en Grecia. La Administración Obama no ha ocultado sus temores por el "riesgo sistémico global" (Jack Lew, Secretario del Tesoro de EE.UU.) por la Grexit, particularmente con una economía de Estados Unidos que sigue luchando con la crisis y la preparación para una posible subida de las tasas de interés.
 
El informe del FMI, del 14 de julio, después del "acuerdo" forzado alcanzado en Bruselas, que lo derriba y rechaza el aumentode la deuda griega al 200 por ciento del PIB en 2018 y la exigencia de "30-años de moratoria de pagos para que sea sostenible ", es una tremenda manifestación del agudo conflicto entre Europa y América.
 
Dentro de Europa, las protestas hipócritas de MatteoRenzi en la Euro Cumbre manifiestan la ansiedad de los capitalistas sobreendeudadosdeItalia, que pasan a ser el próximo objetivo de Berlín.
 
Se aplica lo mismo, con algunas variantes, en la Francia imperialista. El viejo eje franco-alemán de la integración capitalista europea basada en el Tratado de Maastricht de 1991 se rompió hace mucho tiempo por la crisis posterior a 2008, ya que Francia se ha hundido en el sobreendeudamiento, la desindustrialización y el descontento social generalizado. Aunque François Hollande y su (anti -) gobierno neoliberal "socialista" funciona como un instrumento más de presión imperialista y de chantaje en Grecia, a pesar de las ilusiones alimentadas por Tsipras y Syriza, que tuvo que tomar sus distancias en un punto determinado de la tortura de Impuesta por la delegación griega Schäuble, exigiendo una "Grexit temporal".
 
El euro como moneda común fue desde el principio un proyecto propuesto por la burguesía francesa, que Alemania aceptó a regañadientes, sobre la base de su reunificación, aprovechando una zona de libre comercio absolutamente necesaria para una economía básicamente de exportación. Ahora, los franceses venque Schäuble avanza agresivamente haciauna "Grexit" como un primer paso para el desmantelamiento de la propia unión monetaria, mientras se mantiene la Unión Europea como una zona de libre comercio. Al parecer, bajo los golpes de la crisis mundial y una nueva ola de recesión mundial,  para Alemania quiere volver al plan antiguo de Schäuble "una Europa de varias velocidades" en torno a un núcleo duro en el norte de la Alpes, una Europa Germana, inaceptable para sus rivales imperialistas. En tales condiciones, los círculos gubernamentales franceses han manifestado, en las últimas reuniones del grupo Euro y Euro-cumbre, que hay choques brutales entre los intereses franceses y alemanes que vienen de décadas, es decir, desde 1991. Cuando Alemania había promovido la separación unilateral de Croacia y Eslovenia de Yugoslavia , abriendo la caja de Pandora.
 
Incluso el incidente de los gritos de Schäublea Mario Draghi del BCE muestra que las tensiones están aumentando rápidamente y las fuerzas centrífugas están destrozando todo el proyecto de la UE. Wolfgang Münchau titula muy acertadamente su comentario en el Financial Times (07/03/15) "brutales, los acreedores de Grecia han demolido el proyecto de la eurozona".
 
En realidad, es todo el proyecto de la UE que se enfrenta a la dinámica de la disolución. Este proyecto, después del acontecimiento de la desaparición de la Unión Soviética en 1991 tenía como objetivo estratégico de expansión en Europa Central y Oriental y los Balcanes, la re-colonización de todo el antiguo espacio soviético, y por lo tanto la integración capitalista de Europa alrededor del eje franco-alemán para la lucha incendiaria de la UE por la hegemonía en el mundo posterior a la Guerra Fría. La unificación monetaria de los países con muy diferentes y desiguales estructuras sociales era un instrumento necesario de la economía nacional de esta estrategia.
 
La implosión de las finanzas globalizadas del capital en el período 2007-2008 ha sacado a la superficie todas las contradicciones internas acumuladas Dentro de este proyecto y el espacio histórico, incluyendo todos los defectos de la arquitectura del euro refleja, en última instancia, la contradicción fundamental entre el la internacionalización de la economía y los estados nacionales, insoluble sobrebases capitalistas.
 
En la parte sur de la UE y en su frontera oriental, la tragedia griega y la de los ucranianos están señalando el naufragio del gran proyecto del imperialismo europeo.
 
En todos los aspectos, se encuentra dentro del panorama mundial, la crisis griega que está llegando a su clímax ahora con la manifestación de la nueva etapa en que la crisis capitalista mundial está entrando.
 
¿Y ahora qué? ¿Qué deben hacer la clase obrera y las masas pauperizadas en Grecia y en Europa, inmediatamente en medio de esta escalada de la guerra social? Esa es la pregunta crucial.
 
Deben superarse los golpes, la confusión y los sentimientos abrumadores iniciales por la traición de sus líderes, incluso los sentimientos de desesperación, los contingentes más combativos del proletariado en Grecia debe tomar la iniciativa, pero no estamos solos: es más que nunca necesaria y vital el activo apoyo y participación en una lucha unida de todos los sectores destruidos por la crisis y la austeridad en Grecia y en toda Europa, este y oeste, así como en toda la región, en primer lugar en los Balcanes, los antiguos países de la Unión Soviética y el Oriente Medio. Este es el mensaje de esta tercera Conferencia Euromediterránea.
 
Las lecciones de Grecia tienen que ser aprendidas por la totalidad de los trabajadores en el mundo y por el movimiento revolucionario, por todos los movimientos populares del planeta, en lucha por la emancipación de la barbarie capitalista imperialista.
 
Para evitar la derrota y la capitulación, se hace claro que no hay camino reformista para hacer evolucionar a la Unión Europea imperialista y sus instituciones. Esta jaula de hierro del capital, esta prisión de los pueblos tiene que ser aplastada por la movilización masiva de todos los oprimidos y ser reemplazada por una verdadera unificación socialista del continente desde Lisboa hasta Vladivostok.
 
Para evitar la derrota, para avanzar hacia la victoria y la emancipación social, está claro que hoy en día no hay ninguna posibilidad de un compromiso de clase con el capital en crisis para "humanizar el capitalismo"; no hay paz parlamentaria, ni atajo nacional, reformista que dé una salida al canibalismo social de "austeridad" - el único camino hacia adelante es un frente único de la clase oprimida, la organización, la revolución social, el poder de los trabajadores y sin burócratas, y el Socialismo Internacional.
 
Hacemos un llamamiento a todos aquellos luchadores contra el imperialismo y el capitalismo, procedentes de diferentes tradiciones políticas, pero en lucha sin cuartel contra los explotadores y opresores, todos aquellos que se niegan a seguir  a una izquierda que se hunde en el verbalismo hueco, la propaganda abstracta, el electoralismo, la autoproclamación sectaria o el sindicalismo apolítico: Unamos nuestras filas en una lucha internacional común para abrir una salida revolucionaria de la desesperación social, el desastre del hambre, el autoritarismo de  estado y la brutalidad, la amenaza del fascismo, la xenofobia y todas las formas de racismo.
 
Tenemos que elaborar colectivamente un programa de liberación social y un plan de acción para organizar y ponerlo en práctica. Por nuestra parte, ahora más que nunca, con pasión proponemos principalmente:
 
• La población tiene que romper en pedazos todos los tratados de rendición a la "austeridad" permanente para salvar los bancos y el capital global
 
• ¡Por la supresión unilateral de la deuda!
 
• Contra el terrorismo de los bancos - ¡la nacionalización de la banca bajo control obrero en un banco público independiente del BCE de Draghi!
 
• ¡Expropiación de los expropiadores! Los capitalistas y oligarcas tienen que pagar por la crisis de su sistema. ¡Toda la producción en manos de los trabajadores!
 
• ¡Abajo con todos los gobiernos capitalistas de la UE, los instrumentos de la troika! ¡Abajo el gobierno burgués de capituladoresde Grecia! ¡Abajo los gobiernos de Renzi, Hollande / Vals, Rajoy, Coelho, Cameron etc.! Disolvamosla maquinaria de represión estatal de la policía y todos los aparatos - todo el poder político de los trabajadores sobre la base de concejos de trabajadores, populares y de asambleas!
 
• ¡Abajo "EuropaFortaleza" que extermina a los inmigrantes, con sus guerras y las políticas de hambre, abajo todas las formas de racismo, el populismo derecha y el fascismo! ¡Explotados y oprimidos de todo el mundo unidos y a luchar por la libertad y la justicia!
 
• Abajo los imperialistas de EE.UU. / UE, la OTAN y las guerras imperialistas!¡Por el pan, el empleo, la paz y la libertad!
 
• ¡A construir organizaciones revolucionarias entre las masas, independientes de todos los burócratas y reformistas colaboracionistas de clase!
• ¡Vamos a resolver la crisis de la izquierda a escala europea ganando a la vanguardia para la tarea de construir un partido revolucionario en cada país y una internacional revolucionaria!
• ¡A Construir una verdadera Internacional Revolucionaria de combate de los trabajadores y todos los oprimidos!
 
¡Avanzar hacia el socialismo mundial, por la emancipación humana universal, una humanidad sin explotación, opresión, ni humillación de los seres humanos por otros seres humanos!
 
20 de julio 2015