LAS DETENCIONES DE LOS GANSTERES NAZIS DE "AMANECER DORADO" EN GRECIA

Las detenciones de los diputados y miembros del partido Nazi "Amanecer Dorado", incluyendo su ridículo "Fuhrer" Nikos Michaloliakos, este fin de semana en Atenas, tras el asesinato del joven artista del hip hop antifascista de izquierda y trabajador Pavlos Fyssas, es una clara señal de la profundización de un régimen en crisis en la socialmente devastada Grecia. Sólo unos pocos días antes del crimen, importantes funcionarios del gobierno (como el secretario del gobierno mismo Takis Baltakos) y periodistas en medios de comunicación burgueses pro gubernamentales (por ejemplo, del canal de TV Sky) abogaron por la posibilidad de una futura coalición en el poder, luego de las próximas elecciones, entre la derecha gobernante "Nueva Democracia" con una "/más seria/" (?!), "/más moderada/" versión de los mismos “Amanecer Dorado”.

 Pero la enorme ira popular tras el asesinato de Pavlos por los gánsteres nazis operando bajo las narices de la supervisión local de la policía presentes en el lugar del crimen, así como la indignación internacional con el papel del gobierno Samaras y el Estado griego, que dejó impunes 4 asesinatos y 400 heridos graves en un año por los ataques de las tropas de asalto nazis asistidas por la policía, produjo una posición políticamente insoportable para el gobierno capitalista. Tienen que actuar no por miedo de la amenaza representada por los delincuentes de "Amanecer Dorado", sus instrumentos extra-institucionales de coerción.

Estaban atemorizados de que la explosión de odio popular les hiciera perder algún control de la situación. De hecho, el crimen del 18 de septiembre, las manifestaciones de protesta masiva que siguieron y los arrestos de 28 de septiembre, son signos de una situación, donde la clase gobernante está perdiendo el control y la clase obrera todavía no la ha ganado. Las condiciones pre-revolucionarias en Grecia están madurando rápidamente.

El asesinato de Pavlos llegó una semana después de una primera oleada de un fuerte movimiento de huelgas en el sector público, y mientras la troika está visitando otra vez a Grecia para dictar nuevas medidas anti-obreras y anti-populares. Sólo dos semanas antes del crimen, tuvo lugar el juicio a dos antifascistas, el Secretario General del EEK Savas Michael-Matsas y el ex Rector de la Universidad Técnica Nacional de Atenas Konstantinos Moutzouris, a solicitud de los de Amanecer Dorado y apoyados por los aparatos represivos del Estado. Gracias a un movimiento de solidaridad nacional e internacional de gran alcance, el juicio terminó declarando la "no culpabilidad" de los dos acusados. ¡Fue el primer juicio que “Amanecer Dorado” perdía después de su ascenso! Pero desde el primer momento, después, hubo nuevamente una creciente campaña de represión de la policía contra la izquierda y los anarquistas, acompañados de amenazas de muerte de los de "Amanecer Dorado" contra el EEK, su Secretario y contra el movimiento antifascista en su conjunto.

Una serie de nuevos ataques violentos por las tropas de asalto culmina con el asesinato de Pavlos Fyssas por una fortalecida banda Nazi de 50 hombres, incluyendo al propio asesino Roupakias.

Esta vez era una persona griega la que fue asesinada por los Nazis, no un inmigrante como los paquistaníes, bangladesíes, afganos o egipcios asesinado por los de "Amanecer Dorado" y sus partidarios en la policía en el pasado reciente, particularmente después de las elecciones de 2012 que llevaron a los Nazis al Parlamento griego. Así que todo el pueblo, incluyendo una parte nacionalista conservadora de la población griega que permaneció inmutable cuando los inmigrantes fueron asesinados o los judíos fueron juzgados, ellos mismos no podían tolerar más el papel criminal del gobierno griego y el Estado, no sólo de sus perros guardianes nazis.

El gobierno de Samaras no tuvo más remedio que actuar. Pero ninguna ilusión hay que hacerse sobre un gobierno donde los que mandan son el círculo cerrado de "asesores" alrededor del primer ministro, compuesto por los bien conocidos nacionalistas de extrema derecha y feroces antisemitas (T. Baltakos, Chr. Lazarides, Failos Kranidiotis, etc.), incluso por ex dirigentes del nazismo griego (Makis Voridis, portavoz del grupo parlamentario Nueva Democracia, el Ministro de Salud Adonis Georgiadis, su cercano co-pensador y "asesor" Thanasis Plevris, hijo del famoso gurú del nazismo griego Kostas Plevris y ahora nombrado por Samaras como Vicepresidente de la Organización Nacional de Farmacéuticos). Nadie puede estar seguro o ser lo suficiente confiado sabiendo que los Nazis tienen cargos importantes y gran influencia dentro de la policía, los servicios secretos y el ejército.

El propio gobierno se cubre no sólo por ellos sino que también deliberadamente utiliza la detención actual de los elementos más destacados de la banda para introducir una nueva legislación antidemocrática e imponer medidas contra la izquierda en el nombre de"la lucha contra el extremismo, tanto de derecha como de izquierda".

Por encima de todo, existen todavía aquí y están empeorando las condiciones socioeconómicas materiales que ayudaron a los de “Amanecer Dorado" a convertirse en el tercer partido burgués más fuerte en el país, según las encuestas, incluso después del asesinato de Pavlos: la bancarrota sistémica capitalista, las medidas de canibalismo social impuesto por la troika de la UE/BCE/FMI, la descomposición de un sistema parlamentario burgués desacreditado.

La lucha contra el fascismo no puede separarse de una lucha intransigente contra la devastación social sacando del poder a la troika y sus sirvientes, el gobierno de Nueva Democracia-PASOK; para destruir el sistema capitalista en bancarrota que genera hambre, desempleo masivo, así como al aparato represivo del Estado y su complemento, las tropas de asalto nazis; para abrir el camino por una salida socialista a la crisis con los trabajadores y oprimidos tomando el poder y volver a reorganizar la sociedad sobre nuevas bases sociales. ¡Socialismo o barbarie!

 

 Savas Michael

30 de septiembre de 2013